Envío de ramo y centros de flor natural en Sevilla

Mostrando 1–18 de 22 resultados

Envío de ramo y centros de flor natural en Sevilla

Desde Cártamo Flores realizamos envíos de ramos y centros de flor natural a domicilio en Sevilla, incluida la capital y la provincia.

Dentro de las opciones que damos, trabajamos con ramos y centros de flor natural. Para los centros de ramos utilizamos o bien canastos o jarrones de cristal.

Cuando alguien compra uno de nuestros centros de flor natural, siempre nos piden consejos para el cuidado de las flores. Aquí os dejamos algunos aspectos imprescindibles para el cuidado de flor natural:

Consejo #1:

Reponer el agua con frecuencia. Cambia el agua por completo cada 2 o 3 días.

¡Las flores beben mucha agua! No es raro que un arreglo floral grande absorba toda el agua en un jarrón en el primer o segundo día que lo tienes en casa. Mantén el jarrón lleno para asegurarte de que las flores no se sequen ni se marchiten. Las flores también son muy susceptibles a las bacterias que se acumulan cuando los tallos se asientan en el agua. Cambiar el agua del florero cada pocos días, incluso si el agua no se ha agotado, ayudará a mantener las flores frescas por más tiempo (y evitará ese horrible olor a podrido que se desarrolla si las deja reposar por mucho tiempo). Para arreglos formales grandes, incline con cuidado el jarrón sobre un fregadero para dejar que el agua se drene sin alterar el diseño. Luego vuelva a llenar el jarrón vertiendo suavemente agua en la parte superior de las flores.

Consejo #2:

Recorte al menos media pulgada del tallo de sus flores antes de ponerlas en un jarrón y cada vez que cambie el agua.

Cuando las flores se sientan fuera del agua en su viaje a casa, los extremos del tallo se secan y las células mueren, lo que dificulta que las flores absorban el agua. Al cortar los tallos justo antes de volver a colocarlos en el agua, expone tejido fresco que puede absorber el agua de manera mucho más eficiente. Cuando recorta los tallos cuando cambia el agua en el florero unos días después, elimina el tejido en las puntas que pueden estar rompiéndose y una vez más expone el tejido fresco que absorbe más agua.

Consejo #3:

Mantenga sus flores alejadas del calor y la luz brillante.

A veces, las personas piensan que deben colocar su jarrón de flores en el alféizar de una ventana soleada, ya que allí es donde una planta sería más feliz. Sin embargo, las flores cortadas son en realidad lo opuesto a las plantas en maceta. Están en su punto máximo de perfección. El sol y el calor los alentarán a “madurar” y así acelerar su desaparición. En su lugar, mantenga sus flores cortadas en un lugar fresco y oscuro si desea que duren el mayor tiempo posible.

Consejo #4:

Evite colocar sus flores junto a frutas o verduras maduras, especialmente plátanos y manzanas.

La fruta madura emite un gas invisible e inodoro llamado etileno. Este gas es inofensivo para los humanos, pero bastante mortal para las flores. La ciencia detrás de esto es así: en el mundo vegetal, las flores son las precursoras de la fruta. Una vez que se poliniza una flor, comienza a convertirse en una fruta para que pueda formar semillas y comenzar el ciclo de vida de la planta nuevamente. El etileno es la hormona gaseosa de la planta que induce a la flor a soltar sus pétalos y convertirse en fruto. A medida que la fruta madura, continúa emitiendo etileno. Cuando coloca su jarrón de flores junto a la fruta madura, los está exponiendo a este gas y decidirán que es mejor dejar caer sus pétalos de la forma en que la Madre Naturaleza pretendía.

Consejo #5:

Después de tirar su último arreglo, asegúrese de lavar muy bien el jarrón/recipiente con agua caliente y jabón o, mejor aún, en su lavavajillas.

Las bacterias se acumulan en los jarrones sucios y no desaparecen solo porque el jarrón se seca. Tan pronto como vuelva a agregar agua, el jarrón volverá a estar lleno de bacterias y su nuevo ramo estará sujeto a las mismas bacterias que mataron al último ramo. Dale a tus flores un ambiente fresco, limpio y libre de bacterias y te durarán mucho más.

Consejo #6:

Use “alimento para flores” para la mayoría de las flores.

Si bien cambiar el agua cada dos días suele ser igual de efectivo para hacer que las flores duren más, agregar los paquetes de alimentos para flores que vienen con las flores empaquetadas también es beneficioso. Esto es especialmente cierto si eres olvidadizo/perezoso y no cambiarás el agua de tus flores regularmente. Además de “alimentar” el ramo, estos paquetes de alimentos contienen un bactericida que mantiene el agua fresca durante uno o dos días más. Puede hacer su propio alimento para flores agregando aproximadamente 1 cucharadita de azúcar, 2 cucharaditas de jugo de limón y 1 cucharadita de lejía a su florero antes de agregar aproximadamente un cuarto de galón de agua tibia del grifo. Vale la pena señalar que hay algunas flores a las que en realidad NO les gusta la comida de flores en el florero. Algunos de estos son: zinnias, girasoles y gladios.

Consejo #7:

Use tijeras afiladas al cortar.

Si usa tijeras o tijeras viejas y desafiladas para recortar las flores, a menudo está rompiendo y, por lo tanto, dañando el tejido o las células al final del tallo. Las células dañadas no pueden absorber agua con la misma eficacia que las células sanas. Unas tijeras afiladas aseguran un corte limpio que deja las células ilesas (excepto las pocas que inevitablemente se cortan).